Cómo usar la correa para que tu perro se sienta cómodo
/
/
Cómo usar la correa para que tu perro se sienta cómodo
Una mujer sale a trotar con su perro usando una correa

¿La correa influye en la conducta de tu mascota?

Partamos del principio, si tenemos un cachorro y por primera vez quieres colocarle el collar, estamos tratando con él un elemento desconocido que vamos a utilizar en su cuerpo.

Con un adulto es diferente, ya que puede tener el hábito adquirido, pero, en cualquier caso, la herramienta (collar, arnés, correa corta, correa larga, entre otras), y la forma de colocarla tienen repercusiones en el comportamiento del perro y cómo percibirá su entorno mientras la lleva puesta.

Es muy diferente para un perro pasear sin correa, a sentir roces, dolor, ahogo, tensiones o tirones.

¿Qué podemos hacer para que la experiencia sea más agradable? Sigamos aprendiendo.

¿Conoces el condicionamiento clásico?

Es un método de aprendizaje que establece una asociación entre 2 estímulos. Es decir, el animal pasa de un estímulo a otro, y el resultado podría ser positivo o negativo, dependiendo del estímulo al que se vea asociado.

El animal aprende a anticiparse a distintos eventos y con distintas emociones: al momento de comer, de ir al veterinario, quedarse solo en casa, salir con correa, etc.

Si la correa se ve asociada a un estímulo desagradable, el perro la percibirá como un elemento negativo y todo lo que esté pasando a su alrededor lo asociará con miedo y/o agresividad durante el paseo.

Veamos unos consejos para solucionar esto

– Observa el lenguaje corporal de tu perro en el momento que quieras poner la correa, si te das cuenta que está incómodo y presenta otras emociones negativas más, es mejor empezar de cero.

– Establece asociaciones positivas con respecto al collar al momento de ponérselo y en el paseo, puedes utilizar juegos, caricias, comida, tono de voz agradable y una actitud alegre.

– Es preferible que utilices un arnés con correa larga, así tu perro se moverá libremente y podrá olfatear en el camino.

– Utiliza una postura amable, no seas amenazante al momento de colocar la correa. Mejor agachado que de pie, mejor de lado que de frente.

– Durante el paseo, háblale de forma amigable, juega, dale comida que le guste.

– Si ves que se acerca otro perro, no des tirones ni regañes al tuyo, con esto comienzas a crear asociaciones negativas y más adelante reaccionará negativamente ante el encuentro con otros perros.

Esto no sucede de un día a otro, requiere constancia y paciencia. Es imposible controlar todo lo que sucede a su alrededor, pero, puedes aplicar estos consejos y ver los resultados poco a poco.

La comodidad y alegría de tu mascota también es la tuya. Que los paseos sean motivo de disfrute y no de tensiones.

Compartir post

Comienza a escribir y presiona enter

Carrito de compras

No hay productos en el carrito.